Saltar al contenido
Deportes de Contacto

Defensa Personal, Femenina y Policial- 14 Técnicas EXPLICADAS

defensa personal ante una agresión

Desgraciadamente la vida en algunos casos nos plantea situaciones en las que nuestra integridad física corre peligro por culpa de las agresiones de terceros.

Este riesgo aumenta por ejemplo en ciertos trabajos que son más susceptibles de sufrir ataques como puede ser el personal de sanidad, los cuerpos de seguridad o vigilancia y en lineas generales cualquier persona que trabaje de cara al público.

manera de librarse de un ataque

Saber cómo defenderse ante este tipo de situaciones es importante. Afortunadamente existen acciones que se pueden tomar para evitar ser tomado por sorpresa y lograr salir airoso en un momento de peligro.

La defensa personal son técnicas básicas para protegerse de un ataque cuando no existe otra opción. Aunque existen ramas como la defensa personal policial o para equipos de seguridad en las que se busca reducir al agresor, en el resto de casos el objetivo es evitar y deshacerse del agresor para poder huir y pedir socorro a quien corresponda.

Que tengamos unos mínimos conocimientos para defendernos no quiere decir que debamos afrontar un enfrentamiento completo ni que debamos intentar salir victoriosos de una pelea. Lo importante es escapar con el menor daño posible y alertar a los miembros de seguridad de tu trabajo o la policía para que ellos se encarguen del agresor.

¿Qué debemos hacer ante un ataque?

Aunque luego hablaremos de la defensa personal que aprenden los cuerpos de seguridad, ahora vamos a centrarnos en la defensa personal de las personas de a pie de calle. Cuando nos encontramos con una de estas situaciones existen dos fases:

Fase de persuasión verbal: Si excluimos a los delincuentes y abusadores, muchas veces las agresiones se producen por personas que simplemente pierden los papeles, sobretodo en el ámbito laboral.

Da igual los conocimientos que tengamos de defensa, lo controlada que creamos que tenemos la situación o lo débil que pueda parecer el rival, nuestra intención debe ser siempre evitar el conflicto. Nunca sabemos los recursos que puede utilizar el agresor ni hasta que punto está dispuesto a llegar.

En la mayoría de los casos el motivo por el que una persona quiere atacar a otra sin ningún motivo, será por que ha perdido el control al no saber abordar un problema. En el caso por ejemplo del personal de sanidad, tratan con gente que está nerviosa y muy preocupada por la salud de sus familiares, la situación les sobrepasa y pierden la cordura al no saber reaccionar a esa situación, creyendo que van a resolver algo utilizando la violencia.

En esos casos puede que simplemente armarse de seguridad en tus palabras, intentar tranquilizarlo, explicarle la situación y hacerle ver que tu no eres un enemigo y que tu función es ayudarle en la medida de lo posible servirá para que desista. Este tipo de casos son similares a los que se encuentran los profesores con los padres de los alumnos o cualquier otro trabajador de un departamento de atención al público.

una mujer defendiéndose de una amenaza

● Fase de defensa y evasión: Si llegamos al punto en el que el agresor ataca (nunca debemos comenzar nosotros la pelea), entonces necesitaremos poner en práctica lo aprendido.

Recordad que por haber ido a unas clases de defensa no somos ni Jackie Chan ni Steven Seagal, por lo que si no somos personas que practiquen habitualmente deportes de contacto, no estaremos preparados ni física ni mental ni técnicamente para un enfrentamiento completo.

Lo que debemos hacer es, teniendo claro a donde debemos acudir para pedir ayuda y visualizando el camino que debemos seguir, buscar la manera más rápida de evitar el ataque y habilitar nuestra posición para huir hacia ese lugar sufriendo el menor daño físico posible.

Para actuar en estas situaciones deberemos dominar algunas de las siguientes técnicas:

Técnicas de Defensa personal

Las técnicas de defensa personal se caracterizan por ser sencillas, fáciles de aprender y pueden ser puestas en práctica por cualquier persona independientemente de su condición física:

Si te sujetan de la pechera, agarra con una de tus manos sus dedos indice y medio, con la otra mano agarra el anular y meñique. Cuando los tengas haz fuerza para separarlos entre si hacia los lados para librarte de su agarre.

Otra opción si te agarran del pecho, con una de tus manos ponla sobre el dorso de la suya para agarrar justo por debajo del pulgar. Una vez lo tienes sujeto solo debes voltear su mano haciendo fuerza y estirar en esa dirección para librarte de el.

Si te intentan agarrar por el cuello de manera frontal, golpea con la punta de tus dedos su garganta o sus ojos haciendo presión para obligarle a recular.

Si consigues anticipar que te van a agarrar de manera frontal, puedes realizar un golpe de aturdimiento. Este se ejecuta golpeando de manera circular con ambos brazos sus oídos con las manos abiertas.

Si te agarran por la espalda, propina un fuerte pisotón a unos de sus pies.

Si se abalanzan sobre ti de forma frontal, propina un rodillazo en sus genitales.

Si estás perdiendo el control y no sabes como salir de esa situación, agarra del pelo al agresor, tira de hacia abajo para darle un rodillazo en la cara.

Siempre que veas oportunidad aplica una patada con la planta del pie en su rodilla en contra del movimiento natural de la articulación.

Cuando te agarran por la espalda, salta para sorprender al agresor y aprovecha la inercia de la gravedad para aumentar tu fuerza e intentar soltarte o lanzarlo.

Si te agarran de un hombro, debes extender tu brazo (el mismo que te agarra) por encima del suyo (por el exterior de su cuerpo), con la otra mano agarrar su muñeca y tirar con el brazo que tienes por encima del suyo hacia abajo.

Un clásico, si tienes la distancia suficiente golpea la garganta del atacante con el canto de tu mano. Estírala fuertemente y ponla rígida para evitar lesiones.

Si te agarran de una mano, haz como si intentases escapar tirando hacia el lado contrario. El atacante tirará hacia el, aprovecha esa fuerza para volver y golpear su nariz con la parte baja de la palma de tu mano de forma directa.

Si te agarran de manera frontal, agarra uno de sus brazos con tus dos manos, apoya una de tus piernas en su rodilla y salta para poner tu otra pierna encima de su cuello. El propio peso de tu cuerpo provocará que caiga y acabaras estrangulándolo con tus piernas. (Nivel Avanzado)

La técnica posiblemente más efectiva y más lesiva para el agresor sería, si te intentan agarrar con un brazo, pon uno de tus brazos sobre el suyo por la parte exterior de su cuerpo, con la otra mano sujeta su muñeca. Después te tienes que tirar (literalmente al suelo) hacia delante para rotar en el aire y caer de espaldas.

El resultado es que por la fuerza de tu propio peso, la poca resistencia que puede ejercer en esta posición y la llave que realizas, muy posiblemente le disloques o rompas su hombro o codo. (Nivel Avanzado)

técnicas más populares de defensa personal

**El siguiente movimiento después de realizar cualquiera de estas técnicas, es huir corriendo y pedir ayuda.**

Armas de defensa personal

Aunque los conocimientos y las técnicas de artes marciales son necesarias, siempre es bueno contar con una ayuda que potencié la defensa. Para ello existen una serie de armas, no letales(en la mayoría de los casos) para evitar estas agresiones. Antes de adquirir cualquiera de estas armas deberás informarte de si su uso es legal en el país donde resides.

Gas Pimienta:

Es el más usado. Es un compuesto químico que causa irritación en los ojos inclusive ceguera temporal además de obstruir las vías respiratorias. Solo en casos excepcionales, que la persona sea alérgica a algunos de los componentes del gas pimienta, puede causar la muerte. Se utiliza aplicándolo directamente en la cara del agresor, si este aún persiste sirve para golpear con el propio envase.

● Kubotan

Se trata de un pequeño cilindro de aluminio en su versión moderna que hace las funciones de llavero pudiendo llevarlo siempre encima. Su principal ventaja es que aplica un punto muy reducido de presión en sus ataques maximizando la fuerza que ejercemos. Pudiendo golpear o presionar puntos sensibles con el, es realmente efectivo.

● Silbato

Aunque un silbato no es realmente un arma, nos sirve para alertar a quien se encuentre en los alrededores de que estamos sufriendo un ataque pudiendo esta persona acudir en nuestra ayuda o alertar a los servicios de seguridad en caso de que para nosotros no sea posible. Hemos recalcado varias veces  a lo largo de este artículo que lo importante es evadir el ataque y no luchar contra el agresor, por lo que un humilde silbato puede ser muy útil si lo llevamos siempre a mano en el llavero.

Linterna incapacitante:

Esta herramienta utiliza impulsos de luz led que causan desorientación en el atacante, logrando que pierda el equilibrio, se maree y vomite.

● Linternas que disparan proyectiles

Estas armas son semejantes a una linterna, pero tienen la capacidad de disparar un proyectil que no llega a penetrar en la piel del atacante. Al hacer contacto con el cuerpo libera un gas pimienta que genera irritación, ardor y dolor.

● Táser:

El Táser es un aparato que al ponerlo en contacto sobre el atacante le realiza una descarga eléctrica que lo aturde e inhabilita.

● Pistola aturdidora:

Conocidas como pistolas de descarga eléctrica. También figuran entre las más usadas, por su efectividad al momento del uso, son compactas y pueden liberar una descarga paralizando al sujeto de manera inmediata.

● Porra extensible:

Este tipo de porras son de un tamaño muy reducido (normalmente del tamaño de la empuñadura) y al hacer un movimiento fuerte hacia abajo se extienden formando una porra totalmente funcional para defenderse de un agresor.

armas habituales en la defensa personal

Defensa personal policial

Antes de usar la fuerza para reducir a los delincuentes, los oficiales de seguridad suelen emplear la defensa personal policial, con la que buscan poder persuadir al sospechoso de resistirse a la autoridad y lograr la detención del mismo, de forma práctica y sin violencia.

Estas técnicas siempre deben estar ajustadas a derecho, en función de trabajar bajo los mayores estándares de profesionalismo sin llegar a incurrir en el abuso de la fuerza o del poder.

Los funcionarios que apliquen la defensa personal policial siempre deben hacerlo acorde a la magnitud del ataque o resistencia del sospechoso. Siempre se debe orientar a reducir al delincuente hasta ponerlo contra el suelo y lograr ponerle las esposas.

Muchos son los eventos donde el abuso de la fuerza policial ha sido protagonista al emplear técnicas de reducción del delincuente que no están relacionadas con las prácticas de la defensa personal policial, por eso, los cuerpos de seguridad hacen mucho énfasis en el comportamiento de sus integrantes y que el trato con los ciudadanos sea impecable.

Defensa personal femenina

Lamentablemente 1 de cada 3 mujeres en todo el mundo son agredidas físicamente. La defensa personal, y más en el caso de las mujeres, debe ir enfocada en la velocidad y la audacia con la que se enfrenten situaciones de riesgo.

mujer aplicando defensa personal femenina

Tener habilidades de defensa personal tiene muchos beneficios para las mujeres que lo practican. Autonomía, genera confianza y seguridad en sí misma, aumenta su autoestima, cambia la forma en la que se ven las cosas, la disciplina se vuelve aliada y lo más importante, los miedos y los temores se controlan.

Es importante añadir que no es necesario esperar ser víctima de un ataque para iniciar este entrenamiento, estar preparada es lo mejor.

Quienes enseñan sobre defensa personal aseguran que aunque se conozca cómo actuar, siempre será una situación sorpresa que generará tensión y nerviosismo, pero, al tener las nociones sobre la autoprotección se puede sorprender al atacante al responder a su agresión, lo que dará a la víctima segundos en los que pueda soltarse y correr.

A pesar de la importancia que tiene saber sobre estos tópicos, las clases de defensa personal aun no son las más populares. Es necesario que se desarrolle un sentido de urgencia en aprender estas habilidades y se promueva de manera más activa la necesidad de que el mayor número de mujeres posibles comiencen a aprender sobre cómo defenderse ante un ataque.

No solo en la calle pueden ser protagonistas de un hecho de violencia, sino en el mismo hogar. La violencia de género encabeza las situaciones de mayor riesgo para mujeres y aquí es también muy importante evadir los golpes y neutralizar a un atacante es primordial.

¿Como evitar que nos ataquen?

Aunque se esté preparado para afrontar este tipo de situaciones, siempre es una buena opción evitar ser víctima de un ataque:

• No hay que caminar solo por calles o callejones solitarios sobre todo si es de noche y la zona tampoco es muy conocida.

• Hay que intentar no sacar el teléfono o artículos de tecnología o lujo en la calle, ya que de esta forma se llama la atención de los ladrones.

• Para aquellas personas a las que les gusta salir a correr, deben hacerlo preferiblemente acompañadas. Asimismo hay que evitar correr por los parques y sitios abiertos, es donde más se registran ataques.

No es bueno usar estacionamientos a altas horas de la noche. Hay que tener en cuenta que la oscuridad es el espacio preferido de los atacantes.

• Siempre que sea posible, se ha de llevar siempre consigo una linterna y un silbato, este último para alertar a los demás de que sucede algo.

• Cuando alguien vaya a su coche debe tener preparadas en las manos las llaves del vehículo y evitar perder tiempo buscandolas.

• Si alguien siente que alguien lo está siguiendo, debe ir a un lugar público, iluminado con mayor tráfico de personas y a ser posible acercarse a alguna de ellas y pedir ayuda, preferiblemente a alguien de autoridad.

Cualquier persona puede ser víctima de un ataque, y en muchos casos la situación termina en el peor escenario, con la muerte. Saber defenderse en este tipo de casos ha ayudado considerablemente a reducir el número de fallecimientos, en especial de mujeres, cuando están siendo agredidas.

No hay que olvidar que cada vez son más las personas que se encuentran ante tal desesperación económica que son capaces de atentar contra la integridad física de las personas. Asimismo las situaciones de estrés, también pueden conllevar actitudes violentas donde nunca está demás saberse defender.

Igual también te interesa:

Por Favor, si te ha gustado este artículo ayúdanos a difundir estos conocimientos con la mayor cantidad posible de personas. Si haces click en alguno de los botones que aparecen aquí abajo para compartirlo en tus redes sociales, nos serás de gran ayuda. ¡¡Muchísimas Gracias!!

Defensa Personal, Femenina y Policial- 14 Técnicas EXPLICADAS
5 (100%) 5 votes